Fisioterapia y el dolor de espalda

Image

El dolor es una reacción a las señales transmitidas por su cuerpo. Estas señales se transmiten desde la fuente de dolor, como una espalda dolorida, a través de los nervios a la médula espinal y hasta el cerebro, donde se perciben como dolor. Es importante diferenciar entre el dolor de espalda agudo y el dolor de espalda crónico.

DOLOR DE ESPALDA AGUDO

El dolor de espalda agudo habitualmente se describe como un dolor muy fuerte o sordo, que normalmente se siente de forma intensa en la parte inferior de la espalda y puede ser más agudo en una zona, como en un lado o en el otro, el centro o la parte inferior de la espalda. El dolor agudo puede ser intermitente, pero normalmente es constante, y sólo varía la intensidad.

El dolor de espalda agudo puede estar provocado por una lesión o trauma de espalda, pero también es frecuente que no tenga ninguna causa conocida. Si tiene dolor de espalda agudo, incluso cuando es intenso, normalmente se recuperará en unas 6 a 8 semanas.

Dolor de espalda crónico

El dolor de espalda crónico normalmente se describe como intenso, doloroso, sordo o ardiente en una zona de la espalda y las piernas (también conocido como dolor radicular). Puede experimentar entumecimiento, ardor o un tipo de sensación de hormigueo en las piernas. Las actividades diarias habituales pueden volverse difíciles e incluso imposibles. También puede resultar difícil o insoportable trabajar.

El dolor de espalda crónico tiende a durar largo tiempo. Puede ser el resultado de una lesión anterior que se curó hace tiempo o puede tener una causa continuada, como daño en algún nervio o artritis.

Si sufre dolor de espalda crónico, hable con su médico sobre las opciones de tratamiento adecuadas.

Causas

El dolor de espalda y de piernas crónico puede ser el resultado de varias afecciones de la médula espinal, incluyendo:

Síntomas

Los síntomas de dolor crónico de espalda y/o de piernas pueden ser desde un dolor ligeramente incómodo a uno completamente incapacitante. Puede sentir un dolor agudo o similar al de una cuchillada, una sensación de quemazón o un dolor muscular sordo. Las áreas afectadas pueden estar hipersensibles o doloridas al tacto y el dolor puede aumentar con el movimiento.

El dolor de espalda es una molestia en la espalda causada por estructuras de la columna como los nervios, articulaciones, músculos o huesos. Esto ocurre en cualquier parte de la espalda desde la zona lumbar baja y la pelvis derecha hacia arriba hasta el cuello, pero la región más común es la espalda baja. La mejor manera de evitar el dolor de espalda es evitar que suceda. Sin embargo, si usted tiene  dolor de espalda, hay cosas que puede hacer que dan alivio y la curación:

  • Tome un antiinflamatorio como ibuprofeno. Analgésicos como el acetaminofeno pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda, pero el ibuprofeno puede ser más eficaz, ya que ayuda a reducir la inflamación. Use según las instrucciones en la caja.
  • Duerma de lado con una almohada pequeña entre las rodillas.
  • Aplique una compresa de hielo o compresas frías, tan pronto como sea posible a la zona afectada varias veces al día durante 20 minutos. (Una bolsa de vegetales congelados envuelta en una toalla o almohada funciona bien.)
  • Cambie a calor después de unos dos o tres días de compresas frías. Utilice una almohadilla caliente sobre la zona afectada por períodos cortos varias veces al día para ayudar a mejorar la circulación y relajar los músculos.
  • Reanude sus actividades cotidianas tan pronto como sea posible. La inactividad o el reposo en cama a menudo hace que el dolor de espalda sea peor por la disminución del tono muscular.
  • Haga ejercicio con actividades para una espalda saludable como la natación, el estiramiento y el caminar. El ejercicio adecuado fortalece los músculos abdominales y de espalda y reduce el tiempo de recuperación. El yoga también ayuda a los músculos al estirarlos.
  • Beba de seis a ocho vasos de agua al día. La espalda pierde masa del disco a medida que envejecemos y el agua potable ayuda, ya que es el componente químico principal de aproximadamente el 60 por ciento de nuestro peso.
  • Considere el cuidado quiropráctico, terapia de masaje o tratamiento de acupuntura para reducir el dolor de espalda.

Consejos:

  • Para evitar dolores de espalda: estire antes de ejercitarse; practique la postura correcta; use zapatos cómodos.
  • Al levantar objetos pesados, doble las rodillas y no se tuerza, y si es posible, busque a alguien para ayudarle.
  • Coma una dieta bien equilibrada y no fume.
  • En el ejercicio, las molestias en la espalda deben desaparecer a medida que los músculos calientan. Si el nivel de dolor es moderado o peor después de 15 minutos de yoga o ejercicio, deje de hacer ejercicio y pongase en contacto con su médico.
  • Si no hay alivio de dolor de espalda notable después de las 72 horas de auto-cuidado, consulte a su médico.

Image

Fisioterapia para dolor de espalda:

Es muy probable que para aliviar más efectivamente tu dolor de espalda debas acudir a fisioterapia. El o la fisioterapueta trabajarán contigo para ayudarte a recuperar la movilidad en las zonas afectadas de tu cuerpo y a que curen con mayor rapidez.

Un aspecto muy importante de la fisioterapia consiste en que el terapeuta también te enseñará distintas formas de minimizar la posibilidad de sufrir dolores a futuro.

La fisioterapia incluye tratamientos activos y pasivos. Los tratamientos pasivos ayudan a que tu cuerpo se relaje y el dolor disminuya. Son llamados pasivos porque el paciente no tiene que participar activamente (con actividad física) para que sean eficaces.

Por lo general un programa de fisioterapia empieza con tratamientos pasivos. Sin embargo, la meta es recuperar el cuerpo o la zona afectada para que esté preparada para realizar tratamientos activos, que no son otra cosa que ejercicios terapéuticos guiados que flexibilizan y fortalecen el cuerpo. 

Tratamientos pasivos:

  • Masaje de Tejido Profundo: Esta técnica actúa sobre las contracturas de los músculos que quizá tienen su origen en el estrés de la vida cotidiana. También podrías sufrir contracturas o tensión en los músculos debido a desgarros o esguinces musculares. El terapeuta ejerce una presión directa con sus manos y fricciona para tratar de aliviar la tensión en los tejidos blandos como ligamentos, tendones y músculos.
  • Terapias de frío y calor: El fisioterapeuta puede alternar entre terapias de frío y calor. Al usar calor, busca que fluya más sangre al área afectada: un aumento de flujo sanguíneo lleva más oxígeno y nutrientes al área. Los productos de deshecho que generan las contracturas musculares también son retirados por la sangre, lo que ayuda a la curación.

    La terapia de frío, también llamada crioterapia, ayuda a reducir la inflamación, las contracturas musculares y el dolor. Podrían ponerte una bolsa fría en al área señalada o incluso darte un masaje con hielo. Después de la terapia de frío el terapeuta puede trabajar contigo para estirar los músculos afectados.

  • Ultrasonido: Al incrementar la circulación sanguínea, el ultrasonido ayuda a reducir las contracturas musculares, calambres, inflamación, rigidez y el dolor. Este efecto se produce debido a que la máquina de ultrasonido envía ondas de sonido que llegan hasta lo profundo de los tejidos msuculares, generando un calor suave que facilita la circulación y la curación.

Tratamientos activos:

En la parte activa de la fisioterapia, el terapeuta te enseñará diversos ejercicios para mejorar la flexibilidad, la fuerza y la estabilidad de los músculos abdominales, de la espalda y glúteos, así como el rango de movimiento de tus articulaciones. 

Cada programa de terapia física es individualizada, en función al historial y estado de salud de cada paciente. El tipo de ejercicios que tu realizas podría no ser apropiado para otra persona con dolor de espalda, en especial porque los dolores podrían no tener la misma causa.

Si es necesario, aprenderás cómo corregir tu postura e incorporar principios ergonómicos en tus actividades diarias. La idea es que seas consciente de tus malos hábitos posturales, que aprendas buenos hábitos y principios posturales y que después los pongas en práctica para cuidar tu espalda. 

Image

Advertisements

4 thoughts on “Fisioterapia y el dolor de espalda

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s